Casco histórico de San Isidro

Cuando Juan de Garay fundó la Ciudad de Buenos Aires, en 1580, repartió entre sus hombres solares, “suertes de estancias”, a lo largo de la costa norte de la ciudad. En ese entonces, San Isidro formaba parte del Pago del Monte Grande o de la Costa. A fines del siglo XVIII fue elegido por algunas de las familias tradicionales de Buenos Aires como sitio de descanso, era zona de chacras y quintas; sus casas de estilo colonial con aljibes, patios y galerías. Durante 1871 se convirtió en sitio de reclusión de muchas de esas familias, que huían de Buenos Aires como consecuencia de la epidemia de fiebre amarilla… En aquella época, se tardaba varias horas en llegar hasta allí pero, en realidad, estaba tan cerca de Buenos Aires… solo a 27 km.; hoy está a un poco más de media hora de viaje.

En la actualidad es una hermosa ciudad, con zonas de casas bajas, muy arbolada, gran actividad relacionada con el Río de la Plata y con el deporte, y, por suerte, conserva muchas de esas quintas por las que pasaron personajes ilustres de nuestra historia, como San Martín, Pueyrredón y Liniers…

La Quinta La Porteña, que perteneció a Luis Vernet, primer gobernador de las Islas Malvinas.

Sigue leyendo

Anuncios